jueves, 7 de junio de 2012

Aerosol románico

Recientemente he leído en algunos medios, incluso ha salido en algún informativo, esta noticia que, particularmente, me parece encantadora. Resulta que el párroco Mosén Ramón Mon pensó que, para hacer más atractiva su iglesia barcelonesa a los feligreses, estaría bien ponerla guapa. Y, como buen ex estudiante de Bellas Artes, mente ágil y activa, decidió hacer un mural al estilo de Santa Maria de Taüll, pero en grafiti.


                             
                                                                                                        Santa Maria de Tahüll, Lleida




Así que encargó a dos grafiteros, House y Rudi, la tarea. Tenéis mucha información en Yorokobu, así que no me voy a extender mucho. Decir que me parece una idea genial del párroco, que me encanta la comunión (nunca mejor traído) entre el arte románico y el grafitero, entre la religión y el arte urbano. Me encanta lo que supone desde un punto de vista artístico y, también, desde el punto de vista de diálogo social, dejando a un lado prejuicios y preconcepciones... ^_*


2 comentarios:

rasselas dijo...

Me parece una idea tremenda!
Bien por la Iglesia de base!

Chema Lajarín dijo...

Es genial genial genial!