viernes, 11 de julio de 2008

Penúltima entrada de la temporada en el blog, antes de tomarme vacaciones absolutas y entrar en coma mental, jejeje. Vamos a seguir dándole vueltas al tema del arte/Arte y todo lo que le rodea, que sé que os gusta. Y lo hago a partir de un libro que he leído recientemente y que os recomiendo de verdad. Se trata de "Robert Crumb. Recuerdos y opiniones" del propio Crumb y Peter Poplaski.



Sobre el tema del arte os traigo algunas reflexiones del maestro del underground:

"En el mundo que habitamos dominado por los medios, el artista se ve inmerso en una presión constante por hacer algo nuevo, innovador. Si un artista deriva su estilo de antiguas fuentes, su trabajo se arriesga a ser tildado precisamente de anticuado y anacrónico.(...)Sin embargo, tiempo atrás los artesanos trabajaban invariablemente en estilos tradicionales que se habían asentado durante generaciones a través de gremios y talleres.El cambio por el cambio en las artes, para vender simplemente algo nuevo, no se contemplaba en esa cultura compartida.
Hasta la era industrial la moda fue una preocupación exclusivamente aristocrática. En estos tiempos, en cambio, nos vemos agarrotados por un proceso de innovación compulsivo por el que el artista debe ser un presunto rebelde si pretende el más mínimo reconocimiento"

Más adelante continúa:

"Tanto el mundo de las bellas artes como la industria del arte comercial se reducen a una cuestión de dinero. No es fácil decidir qué es más despreciable: si el primero con su equívoca palabrería y sus sublimes pretensiones culturales, o la segunda, con la mirada siempre puesta en el mayor mercado de masas a su alcance. Un artista serio no debería involucrarse demasiado a fondo en ninguna de las dos esferas; más le vale mantenerse en los márgenes.
En general, si quieres tener éxito y forrarte tienes que pasar por el aro, cosa que también ocurre en las artes más nobles, aunque en ellas el aro sea ligeramente distinto. En lo fundamental estás vendiendo una quimera: mentir y engañar a la gente resulta mucho más sencillo que contar la verdad. El ser humano prefiere las patrañas a los hechos porque el procedimiento para embaucarlo es adularlo, decirle lo que quiere oir, reforzar las ilusiones que ya tenía. No quiere saber la verdad, porque la verdad es un desengaño, un chasco, o algo enormemente complejo cuya comprensión requiere demasiado esfuerzo mental."

Su definición de Arte en la contraportada dice que "el 'ARTE' es un camelo, una patraña difundida por supuestos 'artistas' encaramados a un pedestal y por 'críticos' decadentes, encerrados en su torre de marfil, convencidos de que el mundo está obligado a alimentarles."

Buen fin de semana, no abuséis del sol... ^_*

6 comentarios:

Colectivo Mutante dijo...

antes de irte de vacaciones... echas un vistazo??

http://www.mutantesdelsegura.blogspot.com

:)

Lajarín dijo...

Allá voy, colectivo mutante :)

supersalvajuan dijo...

Definición de Cameron Crowe en Casi Famosos: "El Arte es anhelo y compasión".

Lajarín dijo...

Almost famous, qué buena peli...

Dita Ciccone dijo...

El arte es una patraña... joé, y yo venga a darle vueltas...
;-)

Lajarín dijo...

que va dita, el arte es maravilloso, pero no el que nos quieren vender, ya sabes ;)