lunes, 14 de abril de 2008

La payasada del arte


En el imprescindible blog Con C de Arte hay una reseña de una entrevista al historiador de arte Ángel González. Este señor dice, entre otras cosas:

"El problema de los artistas es que se han embarcado en ese disparate de hacer arte, de vivir de eso. Pobrecillos, es algo que no recomendaría a nadie. (...)La gente de la calle está verdaderamente derrotada. Han sido silenciados porque les han inculcado que reírse de ciertas cosas modernas es un delito. De que hay una obligación, un imperativo moral, político, social, de ser una persona de su tiempo. ¿Por qué ha de gustarle a uno el arte de su tiempo, caiga quien caiga? La gente sencilla, a quien estaba destinado el arte -porque el arte si es algo es la casa de los pobres-, ha sido anulada. Ya no se oyen risas en las exposiciones.(...)El arte se ha convertido en una payasada monumental. Una payasada a la que no deberíamos contribuir. No sé si deberíamos plantear una especie de huelga contra los museos contemporáneos, o contra los museos en general. ¿Por qué no? No tienen que ver con el arte sino con la industria de las imágenes. Es una pena que el arte, que fue concebido para hacer más grata la estancia del hombre sobre la tierra, se haya convertido en algo que es una fuente de obsesiones, de preocupaciones, manías. Y luego están todos esos artistas que se dedican a agobiarnos. Montones de artistas que se dedican a denunciar la triste situación de los pobres. ¿Pero eso a quién va dirigido, a los ricos o a los pobres? Los pobres ya lo saben, no tiene que venir un Santiago Sierra a explicárselo. El arte se ha convertido en una forma de dar caña. Como si no tuviéramos ya suficiente. Nos dan caña en el trabajo, en el museo, en casa. ¿Y dónde pasamos un buen rato? Yo siempre digo, en la discoteca. Yo les digo a mis estudiantes, mientras haya discotecas hay esperanza."
La entrevista completa aquí.

6 comentarios:

Gobo dijo...

En los informativos salió una noticia sobre ARCO en donde se veían miembros de mantenimiento que no sabían si unos montones de basura eran obra o para tirarla. Decían que no lo tocaban por si acaso, ¡y era una obra! mirad:

http://videos.abc.es/informaciondecontenido.php?con=3999

Lajarín dijo...

hehehe, sí, yo también lo vi en el telediario

Anónimo dijo...

Esto del arte es algo que se nos escapa de las manos..si es verdad que hay mucho "artista oportunista", o flipao, como lo queramos llamar, pero dónde está la frontera entre el arte y "la industria de las imágenes"? quién se atreve a diferenciarnosla? yo creo que no existe esa frontera, el arte está en el interior de cada uno de nosotros..cuando está!! je je..
El arte se ha convertido en una forma de dar caña?! y qué!!
un beso a todos.marisa

Lajarín dijo...

Aunque suene a cierta forma de demagogia (y al hilo de lo que dice Marisa) yo creo en la definición de arte de Juanjo Sáez (Arte. Conversaciones imaginarias con mi madre. Mondadori). Arte hay en una buena canción, en un gol de Maradona o en una danza africana.Creo que todo aquello capaz de conmovernos desde un punto de vista humano lleva una cierta dosis de arte. Yo no estoy en contra del arte moderno, ni abstracto ni nada de eso, en absoluto. Pero sí estoy en contra del cada vez más extendido síndrome del "traje nuevo del emperador", y los que no lo vemos somos unos imbéciles incultos. A pesar de todo poco me atrevo ya a decir que algo es bueno o no, me quedo con que me gusta o no me gusta. Y ya está...

Anónimo dijo...

que gambitero estás hecho, je je je...
la de antes..

Lajarín dijo...

sí guapa, es que me gusta mucho darle a la maquinaria, jijiji ;)